El extranjero (Camus)

  • Título: El extranjero
  • Autor: Albert Camus
  • Editorial: Booket
  • Cantidad de Páginas: 155
  • ISBN: 978-987-580-246-9

“…pensé que, al cabo, era un domingo de menos, que mamá estaba ahora enterrada, que iba a volver a mi trabajo y que después de todo, nada había cambiado…”

 Agotada termino este libro. Me drenó la alegría…

Siguiendo con mi “Pequeña biblioteca francesa”, me leí este libro, El extranjero,  que… si no sos una persona paciente, te pone los pelos de punta, te dan ganas de agarrar al protagonista y sacudirlo, tal es la apatía y desinterés con los que se mueve por la vida. Pienso que si en verdad nos topáramos con una persona así, al punto diríamos que tiene una crisis depresiva. 

Entiendo que esta historia tiene que ver con lo que sentía el autor, Camus, al ver el estado en el que quedó Europa luego de la Segunda Guerra Mundial (de hecho formó parte de la resistencia francesa ante la ocupación alemana): hundida, desesperada (literal: sin esperanza), sin valores, frustrada. Y esto es lo que magistralmente transmite con su historia y un Meursault cuya cotidianidad lo sume en la apatía, la alienación, la indiferencia hasta hacerlo casi despiadado. Hasta cometer un crimen por el que no siente absolutamente nada. 

La historia transcurre en Argel donde Meursault recibe un telegrama en el que se le informa que muere su madre. La entierra sin pompa ni pena. Vuelve a su casa como si terminara de realizar un trámite engorroso por el calor y el cansancio del viaje. El fin de semana se pasa los días con su amante, María, y observando la gente que pasa por la calle. Vuelve al trabajo, mecánicamente y le ofrecen tareas que implican viajar a Paris y las rechaza sosteniendo que le da lo mismo. El vecino lo invita a la playa y en este capítulo es en el que Meursault mata aun árabe (amigo del cuñado del  vecino). La segunda parte del libro cuenta su devenir ante la justicia y cómo es más su propia vida y su personalidad lo que lo llevan finalmente a la pena capital (ya que la acusación se basa justamente en su falta de sentimientos y humanidad), más que el crimen que cometió. 

Transmite una apatía que va socavando su humanidad, sus sentimientos, su dignidad y, finalmente, sus valores. Es un ser humano que levita por la vida sin importarle absolutamente nada. Acaso lo único que parece despertar algo, que por cierto es casi instintivo como el deseo, es María…

Este “hombre absurdo” es la interpretación (o llamado de atención) que Camus hace sobre el hombre del Siglo XX

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *