La vida de los elfos (Muriel Barbery)

 

  • Título: La vida delos elfos
  • Autor: Muriel Barbery
  • Editorial: Seix Barral
  • Cantidad de páginas: 304
  • ISBN: 978-950-731-862-7

“No existe coraje sin dilema ni carácter que no esté forjado por las elecciones más aún que por las victorias.”

Termino de leer otro exquisito libro de Muriel Barbery (siempre dije que de los 1120 libros que tengo hoy en mi biblioteca, si tuviera que elegir el más entrañable para mi sería “La elegancia del erizo”) que esta vez, apuesta por la fantasía.

En este  caso la historia gira en torno a Clara y María, dos niñas muy especiales que viven en Italia y Francia respectivamente, que nunca se han conocido “físicamente” pero que encierran una conexión más fuerte que cualquier lazo sanguíneo y la cual va a asegurar (o no) la supervivencia del mundo de los elfos.

“Aunque sospechaba que la partitura no tenía nada que ver con aquella magia, fue igualmente al piano y tocó el fragmento, que llenó el aire de un perfume de corrientes y tierra mojada, y de un misterio en forma de estelas arboladas y emociones ocultas.”

Esta es la primera parte de la saga (si, si, hay más por venir) así que claro, queda muchas dudas y puertas abiertas, pero es una excelente introducción a un mundo de ensueño y seres fantásticos unidos a humanos no menos fantásticos (ya que por algo el Consejo de Elfos los eligió como familia de una de las niñas).

Leyendo me dio la impresión (y quizá sea esto por mi ignorancia literaria) de un exceso de adjetivos…como que la autora, en sus ansia de relatar exactamente las imágenes que tenía en la mente, se enredaba en la explicación de cada cosa; pero sin dudas, igualmente, creo que para el lector consciente y detallista logra ese objetivo de trasladarte (cuando podés imaginarte cabalmente lo que te propone) a os paisajes, sensaciones y emociones que van teniendo los personajes.

“Era una hora de mujeres. Era la hora de las mujeres que saben lo que deben encontrar los hombres en su casa antes del combate. Entonces ocupan todo el espacio de la vivienda, abrazan cada recoveco y cada vigueta y se multiplican hasta que el hogar no es más que un pecho palpitante el que se sientan las declinaciones más puras de su sexo. Y la granja, dilatadísima por las radiaciones de las mujeres, que estiran su cuerpo hasta las vigas de la sala, las cuales se sienten más amables y curvas, se encarna al fin de manera que cualquiera que penetre en su interior sepa que quien reina en ella es la mujer, que da los placeres y las alegrías del mundo.”

No puedo decir tampoco que el relator sea en tercera persona omnisciente porque muchas veces “se le escapa” el “a fe mía” o el “nuestro” en el relato, juego que a mi me encanta.

Barbery, transitando por los mundos del arte, de la música, de la pintura… y también de la vida en el campo nos habla de los sueños, del poder de amor, de la nobleza, de la inocencia, de la resiliencia, de los maravillosos valores y capacidades que tenemos los seres humanos y de cómo esas cuestiones “subjetivas” que muchas veces tomamos como debilidades son, en verdad, lo que nos hace indestructibles.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *