Memorias de una joven formal (Simone de Beauvoir)

  • Título: Memorias de una joven formal
  • Autor: Simone de Beauvoir
  • Editorial:  De Bolsillo
  • ISBN: 978-566-139-2
  • Cantidad de páginas: 368

“Si antaño había deseado ser profesora era porque soñaba ser mi propia causa y mi propio fin; ahora pensaba que la literatura me permitiría realizar ese deseo. Me aseguraría una inmortalidad que compensaría la eternidad perdida; ya no habría Dios para quererme, pero yo estaría en millones de corazones. Escribiendo una obra alimentada por mi historia me crearía yo misma de nuevo y justificaría mi existencia. Al mismo tiempo serviría a la humanidad: ¿Qué mejor regalo hacerle que libros? Ponía todo interés a la vez en mí y en los demás; aceptaba mi “encarnación”, pero no quería renunciar a lo universal: ese proyecto lo conciliaba todo, halagaba todas las aspiraciones que se habían desarrollado en mí en el curso de esos quince años.”

En mi último viaje leí este libro que es la autobiografía de Simone de Beauvoir, esta escritora francesa de filosofía existencialista que de alguna forma casi sentó las bases del feminismo. 

Nacida y criada en una familia burguesa, de adolescente discutió su destino establecido y leyó a contramano de lo que se esperaba (por lo tanto, así también vivió). Este libro es un relato escrito por ella misma que abarca desde su nacimiento como hija de un abogado/actor y una mujer ama de casa pero cuyo capital sostenía la familia hasta que su padre cayó en la quiebra dejando a la familia en el deshonor, hasta que conoce a Sartre quien sería el compañero de vida compartiendo con ella un amor particular: “A partir de ahora, la tomo entre mis manos”

Esta quiebra marcó a su familia y a la pequeña Simone quien desde siempre debatió consigo misma el hecho de ser mujer por las diferencias que observaba con los hombres a nivel social. Igualmente, toda su autobiografía está cruzada por los libros que leía ella y su familia (lo cual constituye una buena fuente de inspiración al momento de elegir lecturas) y que sentaron las bases sólida de lo que fue la escritora, profesora y filósofa que conocemos hoy. Pienso en mi y en que también leo mucho y soy docente (ojalá tuviera la lucidez y la inteligencia de esta mujer)… qué loco, en casa si bien se leía, nunca me inculcaron particularmente el gusto por la lectura… y la docencia “vino sola”, me encanta pero nunca tuve la certeza de que quería serlo…

No deja de impresionarme su capacidad para pensarse a sí misma (evidentemente desde muy pequeña), su memoria, la habilidad para convertir en un relato cronológico y ordenado toda su vida. Va, abiertamente, mi admiración.

12735984_10205196186255113_1075097485_n (1)

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *