Vida

“No preguntes qué necesita el mundo, pregúntate qué te hace sentir vivo y ve y hazlo. Porque lo que el mundo necesita son personas que se sientan vivas.”

Howard Thuman

Cerrando el año, reflexiono sobre las cuestiones que me traen a la vida hoy. Realmente creo que el mundo necesita gente que se sienta viva, que si uno hace lo que verdaderamente ama el reconocimiento (propio y ajeno)  y el dinero vendrán solos, y que sin lugar a dudas el mundo sería un lugar mejor. Descubro que las cosas que me dan vida están íntimamente relacionadas con la capacidad de asombro…

“El asombro es el sentimiento más reverente. Sientes, cuando te asombras, que eres humano, que tu mente se empequeñece al ver lo que confronta…que es mejor que cierres la boca y abras la mente para ver lo que viene.”

Paul Woodruff

page

Música: no puede pasar un día sin escucharla, es como si me faltara algo. Es una materia pendiente en mi vida el saber de música pero lo cierto es que todo el tiempo me rodea. Cuando era chica, teníamos en casa una “sala de música” donde mi papá y yo nos sentábamos simplemente a escuchar música, nada más…y nada menos. Sin dudas debo agradecerle ese gusto que seguramente me acompañará toda la vida.

Leer: es un placer y una necesidad. Para esconderme, aprender otros puntos de vista, mejorar mi forma de hablar, abrir la cabeza… Cada vez estoy más convencida que quien no lee es porque no encontró el libro ideal para comenzar.

Docencia: Se que lo voy a hacer mientras viva, porque es necesario, es fundamental para mejorar las vidas de las personas, dar herramientas para ser libres. Más abro los ojos a la realidad que me rodea y con mayor certeza se que voy a ser docente mientras respire.

Teatro: si leer me enseña otras puntos de vista, el teatro me los hace vivir. La actuación nos enfrenta con lo más profundo (y crudo) de nosotros mismos, se hace indispensable mirarse al espejo y además observar, pero realmente observar a los demás.

Escribir: es algo que comencé a hacer hace relativamente poco tiempo pero me gusta mucho. Va de la mano con leer. En mi caso, lo encuentro como una excelente manera de reflexionar y recordar, de incentivar la creatividad y de poner en palabras la vida.

Naturaleza: Debo decir que viajando descubrí cuánto me gusta y añoro la naturaleza. No porque en otros lugares haya más o mejor naturaleza que donde vivo sino todo lo contrario. Tuve que echarla en falta para darme cuenta cómo me gusta. Hay ciudades del mundo en la que no hay árboles en las veredas ni se ven las flores como donde vivo y eso es…bueno, simplemente triste.

Viajar: Sin duda, también es algo que seguiré haciendo todas las veces que pueda y lo más a menudo posible. Cada nuevo viaje trae más asombro, más aprendizaje sobre los demás y sobre mi misma y mi realidad que me resulta invaluable.

10888501_10204122007841324_2623734306084422889_n

Dibujar: Aprender a dibujar no es tanto saber “mover la mano” como saber observar, una vez que se aprende a ver, realmente ver, la comunicación entre la mente y la mano aparece sola. Y, partiendo de un simple objeto observado, se aprender a ver todo el mundo con otros ojos, desde otra perspectiva.

Lucas: No puedo dejar de mencionarlo precisamente en relación a esta reflexión sobre lo que me da vida, porque Lucas es un motor…ni más ni menos, es (siempre) el empujón que le falta a mis ganas o a mis miedos. Sin dudas no podría hacer tooooodo lo que hago sin su luz (y su santa paciencia)

 ¿Qué te da vida a vos?

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *