El viento de las horas (Ángeles Mastretta)

  • Título: El viento de las horas
  • Autor: Ángeles Mastretta
  • Editorial: Seix Barral
  • Cantidad de páginas: 256
  • ISBN: 978-950-731-859-7

“Algunos caminaron tomando fotos para guardar lo que miraban. Yo, impensable. No hubiera tenido ni manos, ni ojos. Todo lo que tenía en el cuerpo lo necesité para el asombro: la muralla. No hay bahía, no mas, ni fortaleza, no templo, ni rascacielos que supere la emoción de andarla. Por eso preferimos bajar por un tobogán. Temblando, para sosegarnos.”

Yo no sé, mi profesora de escritura me dice que la prosa lírica está mal vista entre los críticos literarios porque dicen que no es ni prosa ni poesía, que es un híbrido, pero es que leyendo a Mastretta es imposible no pensar que es algo muy parecido a la prosa lírica y no se me ocurre que pueda verse mal algo de lo que escribe esta mujer.

IMG_5058

En esta última entrega de lo que parecen sus memorias (que, escritas por ella, bien pueden ser memorias o magia que se le ocurra, no sé), habla de todo, reflexiona sobre la vida, el amor, viajar, México, entre otras cuestiones de la vida en general. Imposible dejar de leer y de verdad, que le envidio (diría que la admiro porque la envidia sana no existe, pero no, es envidia sencillamente), la manera de decir…

.

“Como siempre ando pensando en estas necedades, hace años, en la Plaza de San Marcos, una tarde que pintó de morado la catedral, le pedí a Catalina que llevara un poquito de mi polvo a Venecia. ´Si, claro´, dijo. ´Pero te voy a dejar en la maceta de un callejón. Ni creas que frente al Gran Canal.´Luego soltó esa alegría larga que es como una premisa de cascabeles. Malvada muchacha, me quitó las ganas de cruzar el mar. Se enojarían de oírme ahora: ´Deja de decir tonterías.´, murmuraría Mateo. El cree que nombrar convoca. Si así fuera, ya estaría hecho el testamento, porque cómo lo he nombrado son hacerlo. Quince lustros. Voy a pensar que me quedan cinco.- A ver si alcanzo a imaginar la eternidad.”

.

Los invito a entrar a las páginas de este libro con un tecito dulce y música clásica de fondo. SI están frente al mar, mejor.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *